Historias de vida

“Podía pensarse que Central Córdoba llegaría a la Final; siempre cumple los grandes objetivos"

Central Córdoba (SdE) 1 (3) - Gimnasia (LP) 1 (4). Foto: Ariel Heideggen
Central Córdoba (SdE) 1 (3) - Gimnasia (LP) 1 (4). Foto: Ariel Heideggen

Alfredo Ramírez vivió una etapa destacada de su carrera en el Ferroviario, ya que obtuvo sendos ascensos consecutivos y ejecutó el remate decisivo en la serie de penales que llevó al club a la Superliga. Cuartofinalista de la Copa Argentina en dos oportunidades, analizó la campaña brillante del conjunto de Santiago del Estero, que jugará contra River la Final de la presente edición. “Deberá agruparse bien para evitar sufrir el poderío rival”, remarcó quien clasificó a la próxima competencia con Platense.

Lanzó el remate con suma precisión, al ángulo superior izquierdo. El vuelo de Manuel Vicentini fue estéril y las ilusiones de Sarmiento de Junín de concretar el regreso a Primera se hicieron trizas. Por el contrario, levantó vuelo definitivo el sueño de Central Córdoba de Santiago del Estero, club que pasó de transitar una dura realidad en el Torneo Federal A durante el segundo semestre de 2017 a ascender a la Superliga a mediados del presente 2019. Alfredo Ramírez estuvo desde el comienzo del proceso de recuperación futbolística del Ferroviario y el destino quiso que la ejecución final de la serie de penales que definió el segundo cupo a Primera parta de su botín derecho.

Sarmiento - Central Córdoba (RESUMEN, PENALES Y ASCENSO)

El crecimiento de Central Córdoba no se detuvo en aquella jornada memorable. A la par que recorre las distintas canchas de la Superliga, enhebró una racha positiva de cinco triunfos que lo ubicó en la Final de la Copa Total Argentina. River, el próximo viernes 13 de diciembre, desde las 21.10 y en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, es el escollo que lo separa de su primer título oficial y de una consecuente clasificación impensada a la Libertadores. Aunque se alejó del club después del ascenso a la máxima categoría, Ramírez se mantiene en contacto con integrantes del plantel y analizó la definición de la octava edición de la competencia integradora.

La experiencia de Ramírez en la Copa Argentina respalda su opinión. El mediocampista de 32 años fue cuartofinalista en dos ediciones del certamen. En la temporada 2015-2016, fue uno de los puntales de Juventud Unida de Gualeguaychú, conjunto entrerriano que fue eliminado por Belgrano de Córdoba; en el certamen pasado, marcó dos goles en el camino de Central Córdoba a una actuación significativa: perdió por penales con Gimnasia La Plata y se quedó a un paso de las Semifinales. Clasificado a la Fase Final del año que viene con Platense, su club desde hace cuatro meses, el volante charló mano a mano con el Sitio Oficial sobre su actualidad y la próxima Final.

¿Qué recuerdos tenés de tu etapa en Central Córdoba de Santiago del Estero? ¿Qué significó convertir el último penal que decretó el ascenso a Primera?

- Mis recuerdos son muy lindos y positivos, en los dos años que estuve conseguimos todo lo que nos propusimos como grupo: los sendos ascensos en 421 días. Individualmente fue muy gratificante porque trabajamos mucho.

- Convertir ese remate me marcó para toda la vida, la gente te demuestra el cariño al pedir fotos o autógrafos. Dios quiso que sea yo el que pateé ese penal y que sea definitorio. César (Taborda) le había tapado a Franco Leys y fui convencido, sabía lo que representaba para toda la provincia esa ejecución. Cuando me retire, tendré presente ese momento en mi corazón.

- Habían logrado una campaña muy destacada en la Copa Argentina, ¿imaginaste que el equipo la superaría este año?

- La temporada pasada fue una actuación dignísima, perdimos por penales contra un equipo de Primera (Gimnasia La Plata, posteriormente subcampeón) en un encuentro que nos había tenido como protagonistas y merecedores del triunfo. En un descuido, nos hacen el empate sobre el final; después sabemos cómo son los penales: una mezcla de fortuna y virtudes tanto de los pateadores como de los arqueros.

- La vara estaba muy alta con relación a la Copa Argentina, pero el equipo demostró solvencia en cada presentación hasta llegar a la Final. Es justo que se hayan clasificado y creo que se podía pensar en la previa porque el trabajo que hacen los lleva a cumplir los grandes objetivos.



- ¿Cómo analizás la Final con River? ¿Qué creés que tiene que hacer el equipo para tener chances?

- La previa la vivo tranquila porque me relajo al no estar defendiendo esos colores. Pienso que River es el mejor equipo argentino de la actualidad, con jugadores desequilibrantes en todas sus líneas. Central Córdoba deberá agruparse bien y ser corto para evitar sufrir ese poderío rival. Tendrán que buscar salir rápido de contraataque para poder explotar las posibilidades que genere.

- ¿Te quedaste con la espina de no haber podido continuar en el club cuando ascendió a Primera?

- La verdad que uno siempre aspira a regresar a Primera y me hubiese gustado después de esos dos años que pasé en Central Córdoba, pero fue una decisión institucional y del cuerpo técnico actual que uno tiene que acatar. Puedo mirar a la cara a todos y decirles que me brindé al máximo porque cumplimos cada objetivo que nos propusimos en el club. Me fui de Santiago del Estero con la frente en alto. Llegué en un momento en el que no muchos jugadores querían ir y logramos cambiar eso, fue un desafío muy importante.

- Cristian Vega, capitán de Central Córdoba, nos comentó que mantiene contacto con varios ex compañeros y te nombró. ¿Hablan seguido entre los integrantes de ese plantel?

- Sí, hablamos de forma constante porque forjamos una gran amistad. Tanto con Kily (Cristian) Vega como con Kichu (Cristian) Díaz, que siguen en el plantel, y con otros que ya no están en el club como Alexis (Ferrero) o César (Taborda). Mantenemos mucho contacto, no es algo que se haya perdido por el cambio de club. Siempre nos preguntamos por nuestra familia y por la actualidad de los equipos después de cada partido. Seguro nos juntaremos en las vacaciones a comer un asado y pasar un lindo momento.

- Llegaste a Platense a mediados de año y tuvieron un semestre ideal: terminaron primeros en su zona y clasificaron a la próxima edición de la Copa Argentina. ¿Qué análisis hacés en lo personal y en lo colectivo?

- Es el club que me abrió las puertas después de ascender con Central Córdoba. Fue un comienzo muy bueno, el objetivo era meternos entre los cuatro primeros y se dio. Lo coronamos con el triunfo contra Atlanta que nos permitió terminar en la cima de nuestro grupo y poder clasificar a la Copa Argentina. El análisis es positivo, tanto en lo grupal como en lo individual. A veces me toca jugar, otras no, pero debo estar preparado para cuando el entrenador (Fernando Ruiz) lo necesita. Cuando no juego, tengo que apoyar. Los futbolistas que no juegan son importantes para evitar la relajación de los titulares. Esto es un grupo y los objetivos los conseguimos todos. Ahora debemos descansar, recargar energías y volver a pleno en la pretemporada.

- ¿Qué representa volver a jugar la Copa en 2020?

- Es muy importante, representa la posibilidad de enfrentarte con rivales de cualquier categoría. En un país donde el fútbol es parejo y los equipos pueden prevalecer frente a cualquiera, genera que no te relajes y le des importancia a cada cruce. Es una oportunidad de sumarle ingresos al club y, cuando menos lo pensás, te ves en una instancia decisiva que puede abrirte la puerta a sumar un título y jugar un certamen continental.

Mas noticias

No se encontraron noticias